July 7, 2017
You can use WP menu builder to build menus

El patinete eléctrico es la opción alternativa de transporte ecológico para circular a nivel económico sin gastar ni un duro en gasolina. Sustentables, prácticos, ligeros, manejables y veloces. Una apuesta segura tanto para aquellas personas con movilidad reducida, para trabajadores, estudiantes y personas cuyo objetivo sea desplazarse de forma fácil de un sitio a otro en un corto periodo de tiempo, ahorrando en gasolina y transporte público.

Historia de los patines eléctricos

Los orígenes del patin eléctrico se remontan al tradicional monopatín o bien skate, el que fue concebido en 1963 por Mickey Muñoz y Phil Edwards, 2 jóvenes surfistas que desearon crear una versión terrestre de la tabla de surf (bautizada como “Surf Roll”) para desplazamientos por asfalto.

Después, al monopatín se le incorporó una barra metálica vertical como punto de unión que daba mayor estabilidad al conductor. Los primeros modelos comerciables eran simples tablas de madera que dejaran direccionar los ejes de las ruedas para realizar giros. Estos se hacían efectuando una maniobra de inclinación del cuerpo cara el lado al que se deseaba virar.

No fue hasta los años ochenta cuando se les instalaron manillar giratorio y freno trasero. En esa temporada el skate se hizo popular entre la juventud americana merced a Anthony Frank Hawk (Tony Hawk)

Diez años después, en la década de los noventa, se incorporó al patinete tradicional un motor eléctrico de batería. Desde ese momento el patinete eléctrico ha ido evolucionando, mejorando sus posibilidades en lo que se refiere a estabilidad, control, resistencia, estructura, potencia y duración de la carga.

deal

Legislación de los patinetes eléctricos en la vía publica

En referencia a esto último, debemos tener presente la legislación con respecto a los patinetes eléctricos. Aunque para conducir un patinete no es preciso conseguir carné de conducir o bien licencia ni seguro, es esencial conocer la normativa que regula el empleo del patinete eléctrico.

Conforme el Reglamento General de Circulación de la Ley de Seguridad Vial (Orden PRE/52/2010, de 21 de enero) los automóviles a motor no homologados no pueden circular por la calzada excepto las zonas o bien vías habilitadas para esto (carril bicicleta o bien afín). En el caso de las aceras, se va a poder circular a velocidad de paso de viandante. En calles residenciales correctamente señaladas por la señal de tráfico S-29, la velocidad máxima va a ser de 20Km/h.

Sin embargo, cada Municipio tiene sus permisos y prohibiciones. La normativa puede cambiar en dependencia del peso o bien velocidad máxima del patinete y las zonas habilitadas para la circulación. Por consiguiente, se aconseja informarse sobre la legislación de su ayuntamiento, puesto que es quien tiene la última palabra.

Escoger el mejor patinete electrico infantil o bien para adulto

Tal como hemos comentado, de qué manera saber elegir el mejor patinete infantil, ya antes de adquirir un patinete eléctrico se deben tener en consideración múltiples factores, como la edad del usuario, su peso, altura y constitución física. En un caso así, asimismo es esencial saber qué distancia precisamos recorrer con el patinete y qué carga va a llevar este.

Teniendo en consideración los dos factores, vamos a poder escoger apropiadamente el vehículo que mejor se adapte a nuestras necesidades.

Ahora, ofrecemos un desglose de las peculiaridades técnicas de los patinetes eléctricos.

Peso

Para adultos hallamos modelos de entre 20-30Kg. Si el usuario pesa entre 60-80Kg, se aconseja un patinete de 1200-1500W. Si su peso es superior, entonces precisará un patinete de 1800-1900W.

Para pequeños se aconsejan los patinetes de 200-500W que pueden cargar entre 25-50Kg.

Velocidad

La velocidad se calcula desde la potencia del supervisor y el motor. Para afinar más en el cálculo, hay que apreciar que 1 caballo de potencia (CV) equivale a 746W.

La velocidad media recomendable para un patinete de adulto es de 25Km/h, si bien hay modelos de hasta 45Km/h.

En modelos infantiles (para niños pequeños menores de ocho años) es conveniente un vehículo que no sobrepase los 15-18 km/h.

Autonomía

La duración de su funcionamiento del patinete eléctrico es la combinación de múltiples factores: la capacidad de la batería (Voltios y Amperios), la potencia del motor (Vatios), carga del patinete eléctrico (masa propia), carga (masa conductor), inclinación del terreno y velocidad.

Por poner un ejemplo, si la velocidad es de 18Km/h, el total de la distancia recorrida va a ser de unos 12Km.

En líneas generales, un patinete eléctrico acostumbra a tener una autonomía de entre 40 minutos en modelos de 800W a 55-60 minutos en los modelos de 1000-1500W.

Batería

Existen diferentes géneros de baterías con capacidades concretas (medidas en amperios y voltios, equivalentes a la gasolina en los depósitos de automóviles a motor).

Hay baterías de ácido-plomo (vida útil de hasta 500 ciclos de recarga), y baterías de Litio de Iones (1000 ciclos). Las de plomo tienen un costo accesible y son muy resistentes, si bien las de Litio se consideran de larga duración y de mayor eficacia.

En referencia a las baterías de plomo, las más habituales, se aconseja cargarlas tras su empleo, pese a la corta distancia que se haya recorrido, puesto que no tienen memoria. La primera carga se alargará más o menos ocho horas; tras el estreno, las cargas sobrantes requerirán de entre cuatro a cinco horas para completarse.

Como dato a tomar en consideración, es recomendable cargarlas un par de meses con independencia de si se le ha dado empleo al patinete eléctrico a lo largo de ese periodo, puesto que las baterías pueden dañarse al estar descargadas por largos periodos de inactividad.

Si el patinete es de 24V, va a tener 2 células de 12V; en cambio si es de 36V, va a tener 3.

Al revés de lo que se piensa, es esencial remarcar que al efectuar paradas a lo largo del recorrido no se regenera o bien recarga la batería.

Motor

La enorme mayoría de los patinetes tienen un motor llamado Brush (con escobillas de larga duración), de gama económica.

Los patinetes eléctricos diseñados para la conducción de pie, cuyo diámetro de rueda es más grande, disponen de otro género de motor llamado en contraposición al precedente Brushless (sin escobillas, por ende sin transmisión). Estos últimos funcionan administrando la potencia al lado del supervisor.

La potencia nominal se da a lo largo de un tiempo prolongado y el supervisor se hace cargo de entregar un pico de potencia en las situaciones precisas.

La potencia máxima viene dada por la multiplicación de los amperios por los voltios.

Transmisión

Existen tres géneros de transmisión:

– Transmisión directa: Es un sistema que no requiere ajustes ni mantenimiento. No pierde energía, con lo que es más eficaz. La desventaja es que se fuerza más el motor y al empezar la marcha la propulsión es repentina.

– Transmisión por cadena: En modelos de mayor tamaño y posibilidades. Requiere un mantenimiento a través de engrase y tensión. La única desventaja es que una parte de la energía se pierde en la transmisión.

– Transmisión por correa: En modelos de menos de 500W. Sigilosa… si bien de vida útil limitada. Se tiene que contrastar periódicamente la tensión y asimismo se pierde energía como en la transmisión por cadena.

Javier

Comments are closed.